Transexualidad y prejuicios: Entrevista a Leonard Alessandre Fernández

Por Valentina Canoniero Rocha

Leonard Alessandre Fernández nacido en Brasil, pero teniendo que ir a España con sus 9 hermanos biológicos desde muy pequeño fue adoptado por un familia donde su padre resulto ser un maltratador siempre supo que su cuerpo no le pertenecía, no era acorde a quien realmente siempre sintió ser.

Por este motivo este hombre transexual inició una larga lucha tanto interna como externa para poder ser quien realmente sintió siempre en su fuero interno.

Para los que desconocen una persona transexual es aquella que nace con un determinado sexo biológico y se siente del género opuesto, en el caso de Leonard le llevó un camino sacrificado convertirse en quien siempre soñó ser, a pesar de todas las dificultades del pasado y que hoy en día sufre. En el colegio se burlaban de él por no lucir como la “típica adolescente” y por tener una orientación sexual hacia las chicas.

“Usaba ropa ancha y era gordo, se reían de mi en los pasillos del colegio” comenta como no queriendo recordar ese pasado vía Whastsaap a través del cual se le realizó la entrevista.

Es así que en el año 2015 decide tomar cartas en el asunto y luchar por si mismo, de esta manera tras un largo proceso de evaluaciones psicológicas, que Leonard supera con éxito y como requisito que debe pasar cualquier persona trans para descartar cualquier patología fue derivado al endocrinólogo, con el cual inició su proceso de transición hormonal el cual fue muy sacrificado, comenta, ya que las hormonas las debía costear por su cuenta .

Hoy cuenta con 27 años, luego de dos años de arduo camino. Actualmente ya su DNI tiene su nombre completo masculino: Leonard Alessandre Ferández, quién está por realizarse dentro de poco una mastectomia, es decir la extirpación de las mamas.

Fernández salió en diferentes programas televisivos en España para abrir mentes y contar su historia que en la actualidad donde la transexualidad o disforia de género es más común y la cual también ha adquirido notoriedad social y culturalmente.

Pero esto tiene dos caras para el colectivo LGTB (Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales ) y las personas que pertenecen a él. Por un lado cada año festeja mediante una serie de actividades en Madrid al igual que a en nuestro país, festivales rememorando algunos avances en cuanto a derechos como eventos de música, teatro, danza, cine, literatura y artes plásticas contando con más de 300 actividades abiertas a todo público.

Algunas de ellas en celebraciones anteriores, se realizaron en el Museo del Prado, el Museo Thyssen y en el Museo de América.

Se destacan festivales de cultura y arte conmemorando 40 años de activismo del colectivo y su lucha por el legado de la igualdad.

Se realizo en una oportunidad “La mirada del otro. Escenarios para la diferencia”, el Museo del Prado el cual lanzó itinerarios donde se mostraron obras de Rubens, Goya, entre otros bajo el marco de la perspectiva de las relaciones LGTB

Por otra parte, el Museo de América contó para la celebración con una propuesta sobre la transexualidad que incluye muestras fotográficas, conferencias y encuentros con asociaciones.

Esta cara, es la más alegre y amigable que tienen las personas pertenecientes a la comunidad, ya que en cuanto a festejo y avances se puede decir que todo es alegría, pero si se vuelve a la realidad cotidiana, ¿se podría decir que todo es alegría igualdad y justicia para las personas LGTB?

Hablando de vivencias más cercanas como la historia de Leonard y de muchos más no es tan sencilla como a veces los medios intentan transmitir.

A través del sitio change.org hay una petición: que no le quiten a su hija Miranda.

La historia comienza con el arduo deseo de ser padre, pero esta es algo dura y compleja.

El primer intento comienza con una inseminación artificial la cual le da positivo y se entera que espera gemelos pero en setiembre de 2012 pierde el embarazo en un accidente de auto en el cual iba como acompañante y queda en silla de ruedas.

Luego en 2013 y 2014 intenta nuevamente inseminación artificial y al tercer intento en febrero le vuelve a dar positivo: esperaba una niña.

Es así que concibe a Miranda quien hoy cuenta con 3 años, el día 11 de noviembre de 2014 dando la coincidencia que su madre biológica era del mismo día y mes.

En la entrevista realizada comenta :”estando aún en silla de ruedas y proceso de recuperación di a luz a mi hija y fui operado de una hernia la cual me impedía caminar llevando así rehabilitación hasta marzo del año siguiente”.

Leonard comenta lo que vivió al tener a su hija: “tenía fiebre, no me dieron epidural, me bajo la presión y no me paraba la hemorragia, aún así mi hija es todo para mí y considero muy injusto que a cualquier persona más allá de su género, orientación sexual o cualquier otra condición quieran arrebatarle lo más preciado que tiene: un hijo.”

Y es que no todo queda aquí, relata Fernández muy indignado : “Todo comenzó con una discusión con mi padrino el cual tuvimos entre dichos y este me golpeo a mí y a mi hija, por ser trans, y lo que eso acarrea ya que debo comprar mis hormonas y -por ende derivar cierta cantidad de dinero en ellas- terminaron por una serie de peleas, discusiones y comentarios a las entidades sociales de mi padrino en mi contra por esto y así queriéndome quitar a mi hija y todo esto fue llevado a las autoridades. Hoy por hoy se disputan la custodia de Miranda entre mi padrino y mi madre.

Como no tengo un empleo estable y una pareja donde ambos representáramos una institución matrimonial o sea con el referente femenino que cumpla el rol de madre más las acusaciones de mi familia, cuando es una niña que no le falta amor, ni cariño y está bien cuidada, hago todo por ella y lo seguiré haciendo, no voy a bajar los brazos.

Me parece sumamente injusto que quieran arrebatármela ya que no tienen idea lo que me ha costado traerla al mundo y lo que siento por ella cuando soy un padre como cualquier otro y que por el odio de mi familia con la cual siempre tuvimos una relación conflictiva y que hasta padecí abuso sexual hagan esto, pido que se haga justicia..

Actualmente me encuentro sin trabajo porque aún no me he hecho la mastectomia, es decir la extirpación de las mamas, aunque tengo preparación como Técnico Auxiliar de Laboratorio, y de vez en cuando hago suplencias como Técnico paramédico en Ambulancias María Pita porque por ser hombre transexual la situación se me dificulta.”

Resumiendo la problemática a través de las palabras de Leonard es que esta disputa por Miranda con el agregado de salir adelante sin el paso de la mastectomia aún teniendo DNI legal pero faltándole alguien que haga el rol de madre de la niña es que puede perder lo que palabras textuales de él: “Es a quién más amo, es por quien lucho día a día. Es una niña muy sensible, en el colegio siempre le digo que tome fuerzas y carácter y empiece a defenderse, que no se deje pisotear por nadie”.

 

Por otro lado también de por sí la situación laboral en España está muy complicada pero con las personas que tienen esta condición resulta ser el doble de difícil.
Es así que Leonard no solo vivió una ardua lucha desde su nacimiento, también en su adolescencia y en la actualidad.

En el caso que la niña este bien cuidada, amada y protegida la victoria estaría asegurada, lo cual no hay dudas, Leonard tiene muchos seguidores en Facebook y constantemente postea fotos de su niña llevándola al colegio en varias oportunidades, hay mucha gente que lo apoya y conoce, el dictamen se verá en un futuro. Esperemos que todo sea por el bien de la niña.