Prepara una loción antiinflamatoria y calma el dolor de tus músculos y articulaciones

Los dolores en los músculos y las articulaciones son síntomas que, a menudo, aparecen por lesiones, deficiencias nutricionales o sobresfuerzos durante actividades de alta exigencia física.

Si bien son más habituales entre las personas adultas, por el deterioro relacionado con la edad, muchas personas jóvenes lo padecen de manera recurrente.




Y es que, aunque algunos lo pasan por alto, el sedentarismo, la mala alimentación y otros malos hábitos son desencadenantes potenciales de estas dolencias.

Por suerte, además de los medicamentos analgésicos que venden en el mercado, hay soluciones de origen natural que pueden facilitar su tratamiento.

Estas alternativas son libres de químicos y, a diferencia de los productos convencionales, son más económicas y se pueden emplear con regularidad.

En esta oportunidad queremos compartir la receta de una loción antiinflamatoria que, aplicada de forma externa, calma de forma efectiva estos síntomas.

¡No dudes en probarla!

Loción antiinflamatoria para calmar el dolor de tus músculos y articulaciones

La loción antiinflamatoria y analgésica que queremos proponer a continuación es un producto alternativo que, aplicado de forma externa, puede disminuir el dolor en los músculos y las articulaciones.

Combina las propiedades del jengibre y la pimienta de cayena, dos ingredientes terapéuticos que durante años se han popularizado por sus efectos positivos contra las dolencias comunes.

Beneficios del jengibre

  • La raíz de jengibre es un ingrediente popular en la medicina natural alternativa, no solo por su poder analgésico, sino por sus propiedades digestivas, antiinflamatorias y desintoxicantes.
  • Concentra una alta cantidad de aceites esenciales, vitaminas y minerales que, tras asimilarse en el organismo, ayudan a prevenir una amplia variedad de enfermedades.
  • Su principal compuesto activo, el gingerol, brinda un poderoso efecto antiinflamatorio que ayuda a disminuir varios tipos de dolencias musculares y articulaciones.
  • Se recomienda para mejorar la circulación en las extremidades, en especial en casos de artritis, lesiones o venas varices.
  • Es ideal para estimular el funcionamiento linfático y eliminar los líquidos y toxinas retenidos.
  • Produce una ligera sensación de calor que contribuye a reducir el dolor.




Beneficios de la pimienta de cayena

  • La pimienta de cayena es un ingrediente muy utilizado en la gastronomía y la medicina natural.
  • Se destaca por su alto contenido de sustancias antioxidantes que, tanto interna como externamente, disminuyen los efectos negativos de los radicales libres.
  • Concentra una sustancia conocida como capsaicina, la cual le confiere propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y analgésicas.
  • Se recomienda para el alivio del dolor y la inflamación externa, ya que mejora la circulación de la sangre y acelera el proceso de recuperación.

¿Cómo preparar esta loción antiinflamatoria?

Para preparar esta loción antiinflamatoria casera vamos a combinar los ingredientes mencionados con el prodigioso aceite de oliva.

Este último facilita su aplicación sobre la piel y potencia los beneficios mencionados.

Ingredientes
4 cucharadas de jengibre rallado (40 g)
3 cucharadas de pimienta de cayena (30 g)
1 taza de aceite de oliva extra virgen (200 g)
Utensilios
Recipiente resistente al calor
Cuchara de madera
Colador o filtro de tela
Frasco de vidrio con tapa




Preparación
Vierte el jengibre rallado y la pimienta de cayena en un recipiente resistente al calor.
Cúbrelos con la taza de aceite de oliva y remuévelos con una cuchara de madera para que se integren bien.
Pon a calentar el producto al baño María y, cuando hierva, reduce el fuego y déjalo durante 40 minutos, aproximadamente.
Pasado este tiempo, deja enfriar la loción unos minutos y pásala a través de un colador o filtro de tela.
Envásala en un frasco de vidrio con tapa y ponla en un lugar fresco y oscuro.

Modo de aplicación
Pon un poco de loción en las palmas de tus manos y aplícala sobre las zonas doloridas con suaves masajes.
Haz movimientos circulares, durante 3 o 5 minutos, hasta sentir una ligera sensación de calor.
Puedes dejar el producto sin enjuagar; no obstante, si te molesta el olor, lávalo con jabón neutro pasados 30 o 40 minutos.
Úsalo antes de acostarte, todos los días, hasta calmar la dolencia.
Si el dolor es severo, aplícalo hasta 3 veces al día.
Ten en cuenta que, para aliviar el dolor de forma efectiva, es necesario reposar y evitar cargas pesadas o actividades de alto impacto físico.

Posteriormente, tras calmar los síntomas, se recomienda el uso regular de esta loción combinado con ejercicios de estiramiento y un plan de entrenamiento acorde a la capacidad física.

Fuente: Mejor con Salud