Musicoterapia como alternativa en la salud

Por Valentina Canoniero Rocha

Según indica la American Music Therapy Association a través de la práctica y la vasta investigación desde hace años se pudo comprobar y demostrar que la musicoterapia es un tratamiento eficaz para las personas con necesidades cognitivas, afectivas, comunicativas y psico sociales.

¿A qué apunta?

Sus principales objetivos es ser aplicada en salud mental y consisten en ayudar a desarrollar relaciones interpersonales y ofrecer un espacio sonoro-musical donde poder expresar y comunicar sin la necesidad de la palabra, que muchas veces limita y/o es insuficiente.
Quienes la practican en pacientes con esquizofrenia por ejemplo dan fe que es de gran ayuda en tratamientos complementarios y corre con la ventaja de ser un tratamiento no invasivo ni doloroso, flexible y apto para toda persona, cualquiera que sean sus capacidades y limitaciones.

Y esto es comprobable aún sin padecer ninguna patología, ¿a quién alguna vez no se le erizo la piel escuchando una canción especial, quién no lloró o lagrimeó con un tema triste o emotivo o a quien no se le levantó el ánimo con un tema alegre?
Es por esto, que la música, generalmente, es un efectivo elemento motivador para las personas y fomenta la relación e interacción con el entorno.

Muchos estudios comentan que es una herramienta muy eficaz para el estrés y ni que hablar debería aplicarse en todas las clínicas de salud mental.

La música motiva, llega a lo más profundo del alma, del ser, transmite cosas y sentimientos que no se podrían decir probablemente ni con la mejor de las intenciones, transporta a otros mundos y por que no probablemente lo mejore.

Un ejemplo de esto que muchos conocerán es la canción de quien no esta presente en el mundo de la música: Michael Jackson y su tema «Heal the world» y como dice su letra «Sana el mundo, hazlo un lugar mejor, para tì, para mí la humanidad entera» y cuanta verdad hay en ello, la música de alguna forma une, más allá del género forma un espacio muy especial en nuestra mente y espíritu.

Haciendo mayor hincapié en cuanto a musicoterapia los estudios y la experiencia comprueban que ayuda a las personas a conectar mejor consigo mismo y su sentir.

Pero…¿cual es el método en pacientes con trastornos mentales?

Los estudios científicos y fundamentos especifican que sus efectos se centran en «el poder que tienen las emociones para tratar enfermedades. El ritmo musical produce un aumento de la actividad en la corteza motora del cerebro, se generan emociones y éstas a su vez se transforman en sustancias químicas capaces de influir en el sistema inmunológico y en otros mecanismos de curación del cuerpo.»
Las personas han utilizado los sonidos, sobre todo los musicales, de una manera natural y terapéutica a lo largo de los siglos, el sonido aplicado correctamente, podía producir curaciones restaurando la integridad musical del cuerpo y el alma.

Algunas referencias bibliográficas en la historia de la humanidad:

«El jeroglífico que representaba la palabra «música» en el antiguo Egipto era el mismo que representaba los conceptos de alegría y bienestar; en sus papiros se habla de los cánticos para curar la esterilidad, los dolores reumáticos y las picaduras de insectos. Hacia el 324 A.C., la música de la lira devolvió la cordura a Alejandro Magno. En el Antiguo Testamento se recuerda que David alivió la depresión del rey Saúl tocando el arpa. En la cultura helenística, los dolores de ciática y de la gota se aliviaban con música de flauta.»

Y no sólo eso, también Pitágoras vislumbró que el sonido era el vínculo entre los dioses y los hombres, el descubrimiento del Sonido Sagrado en nuestro interior es la base, tanto del yoga mántrico, los intervalos pitagóricos, la música occidental clásica y moderna, los «ragas» indios, el canto budista, los ritmos sagrados de las tribus africanas y la música de danza de trance balinesa, como de otros sistemas de música y sonido.
En el siglo XIX se llevaron a cabo investigaciones científicas sobre los efectos fisiológicos de la música, a base de medir sus incidencias sobre la respiración, el ritmo cardíaco, la circulación y la presión sanguínea concluyendo que secuencias musicales escogidas conseguían aliviar dolores concretos.

En la actualidad países como Estados Unidos, Inglaterra, España, Argentina, Brasil entre otros, la Musicoterapia es una disciplina científica ya establecida y aceptada por muchos centros de salud incluyendo hospitales, escuelas, centros comunitarios, y otros establecimientos médicos.


¿Y los tan de moda “mantras»?

Se dice que los llamados mantras tienen mucho tiempo en la historia del hombre y hay quienes afirman que son sanadores y tranquilizantes, hoy por hoy Youtube recibe miles de visitas a diario para escuchar este tipo de música y aquellos que están en todo lo relacionado a terapias energéticas lo utilizan mucho para ayudar a sus pacientes o consultantes.
Sin duda que la música no es solo una especie de «bálsamo» para el alma sino que también científicamente sus efectos han sido comprobados. Esperemos que con el tiempo este estilo de tratamientos naturales y por que no, que apuntan a la sensibilidad del ser sean más utilizados y tengan mayor difusión, tal vez en este momento de la humanidad se necesite más que nunca o como complemento, ¿por qué no?.