Chaplin al descubierto por los astros

Por Valentina Canoniero Rocha

No hay quien no conozca o haya sentido nombrar alguna vez en su vida a Charles Chaplin por sus actuaciones un tanto particulares.

Nacido el 16 de abril en 1889 en Inglaterra, hijo de de Charles Spencer Chaplin y Hannah Chaplin también conocida como Lily Harley, ambos padres eran artistas.

Su padre por un lado era alcohólico y por otro lado su madre padecía de trastornos psiquiatricos a quienes perdió siendo aún un niño que años más tarde se destacó por sus obras excepcionales que marcaron una época y quizá muchas vidas y también por haber recibido el premio Óscar Honorífico y también por diferentes lugares donde se destaco como haber sido nombrado caballero de la Orden del Imperio Británico y la colocación de la estrella con su nombre en Hollywood en el paseo de la fama.

Pero…¿qué hay de su esencia? En esta oportunidad esta figura quedará al descubierto por los astros o si se lo quiere por fundamentos astrológicos.

Para empezar, se contará con la carta natal de Charles o «Carlitos», se entiende por carta natal o astrológica considerándola como el mapa del alma de un individuo la cual no es condicionante de su destino pero si marca cierta ruta para mejorar y el autoconocimiento. Por lo tanto orienta al nativo a mejorar su vida.

Para calcularla no solo es importante la fecha de nacimiento, sino también la hora, el lugar entre otros datos más específicos.

Una de las características fundamentales es el ascendente el cual se entiende como la personalidad del individuo, los elementos (aire, tierra, fuego, agua) que denominan cualidades, las casas o «escenarios de la vida» y los planetas ubicados en determinadas posiciones que son energías dinámicas que operan dentro de lo que es el mapa astrológico.

Esto, como introducción breve y escueta a lo que es una carta natal es lo que dará paso a llegar a la esencia psicológica de Charles Chaplin

Su signo es Aries y su ascendente Escorpio como datos más llamativos. Para los entendidos de la astrología y observando la carta el elemento que está más ausente es el aire asociaciado a la comunicación, expresión y organización de ideas abstractas y los que más prevalecen son el elemento agua (emociones, sentimientos) y fuego (inciativa, acción).

Con la luna en su primera casa o en el ascendente se puede identificar a Chaplin mucho con su madre, quien le dejó su legado de amor amor, compasión y humanidad antes de morir cuando solo tenía 3 años.

Como se mencionó antes Chaplin perdió a sus padres siendo muy pequeño y paso por orfanatos y luego a rebuscarselas en la calle y tiempo despúés tener oficios como vidriero y panadero entre otros. Es acá que se destaca la presencia del elemento fuego donde está la autoafirmación a pesar de estar prácticamente solo en el mundo y su iniciativa individual por sobrevivir.

Luego de salir de ese mundo entra en otro que ante los ojos de los demás era deslumbrante: el mundo del espectáculo.

Si bien al ser contratado por por la compañía Frohman y tener un éxito rotundo Carlitos se sentía desvinculado del mundo social. Es acá que falta el elemento aire que es la comunicación como se mencionó antes pero también lo social. Se recluye en si mismo luego de cada actuación sin poder expresarse y aislandose por elección propia donde productores y compañeros temían por su salud mental, Chaplin simplemente tenía una herida emocional que temía no ser comprendida.

Y esto está relacionado al profundo mundo emocional vinculado con el elemento agua que simboliza lo emotivo también y sensitivo a través de la cual sublima en sus obras la herida emocional que carga desde niño.
De alguna manera al predominar más el agua y el fuego en su carta que son las partes sensibles y visionarias es que Chaplin trata de redimir el dolor del mundo a través de su arte.

Por lo tanto se habla de una persona que más allá de todos sus honores era de carne y hueso con mucho dolor desde la infancia el cual le dio la visión y la fuerza para usarlos creativamente.