2019 será el año del Chancho, ¿sabés qué te depara? ¿Qué rituales sirven para empezarlo?

El año que inicia el 5 de febrero para la cosmovisión china del universo, será regido por el singo de Chancho de Tierra. Según explica Ludovica Squirru a La Nación, habrá una continuidad con el año del Perro que está terminando ya que ambos son del elemento tierra. Pero con una diferencia: el porcino que llega “Traerá mucho barro. Habrá tierra y agua, por lo tanto podemos esperar fertilidad porque tendremos más lluvias, lo que es bueno, siempre que no sea demasiada”. 

Los signos más favorecidos y los que deben estar alerta

El Chancho se lleva bien con la Cabra, el Conejo, el Mono, el Buey. Con el Gallo, también tiene afinidad, aunque suelen tener algunos cortocircuitos. Por este motivo, son estos los signos que sentirán que la vida fluye en cuanto al trabajo, el amor, el dinero y la familia en el nuevo año chino.

En cambio, el signo que más se tiene que cuidar es la Serpiente, aunque por ser el opuesto del cerdo tal vez sea un año de concreciones, según como el ofidio lleve adelante sus desafíos. “Si está preparada para algo nuevo, será un buen año”, predice Ludovica. “Para los chinos la serpiente enrosca el chancho, que la va a combatir, pero si ella se porta bien, puede ser uno de sus mejores años”, augura.

Para el Chancho, pese a que es su propio año, no todo será color de rosa. “El mismo también se tiene que cuidar, porque tendrá que pagar peaje, para disfrutar de su rol protagónico. Si no lo hace podrá vivir una tragedia griega”, le explica.

Cabe, a esta altura, hacer una aclaración importante. “La astrología china es un GPS”, explica Ludovica. “No es fatalista ni determinista, cada uno es dueño de su propio destino, cada uno puede cambiarlo pero para eso tiene que tener conciencia”, recomienda. Por eso, en el libro, al final de las predicciones para cada signo, el lector encontrará una hoja en blanco, con renglones a modo de anotador, titulada “Escribe tu propia predicción”. Según la autora, este recurso que está presente en todos sus libros, tiene el fin de que cada persona practique su libre albedrío y pueda visualizar su propio futuro. ” Vos mismo te proyectas con afirmaciones de lo que quieras o te tiras el I Ching para pensar cómo actuar”, explica.

Esto funciona porque según la astrología china, cada persona tiene tres destinos: el celestial, regido por el cielo, el cosmos infinito y espiritual; el terrestre, regido por la materia, el cuerpo físico y el humano, que es el poder de la mente. Esos tres aspectos combinados hacen el destino de cada personal. Si estos tres factores están alineados es posible sentir que todo fluye, entrar en el ritmo del cosmos y así vivir sin miedo, sin enfermarse. ” La vida es movimiento, no todos los años vas a tener las mismas oportunidades, el tema es que lo aceptes y no te enfermes con eso”, ilumina.

2019 signo por signo. En su página web Ludovica adelanta qué se vendrá en el próximo año y podés consultar tus propias predicciones.

Rata: estará más demandada y sociable que de costumbre; los cambios bruscos de timón serán guiados por su intuición.

Búfalo: tiempo de detener tanto esfuerzo, impulsos y dedicarse al viaje interior. Administrará su energía con inteligencia emocional y será faro de quienes se encuentren sin rumbo.

Tigre: el año porcino para el felino será de balance, reflexión, solidaridad y despegue para sus próximos siete años.

Conejo: el mejor año para reinventarse, salir de la comodidad y convertirse en un ser benéfico para los demás.

Dragón: el chancho le exigirá que se nutra mejor, que deseche relaciones tóxicas y a quienes lo vampirizan, para encontrar su propio equilibrio.

Serpiente: los cambios serán inexorables; ordenará sus prioridades, cerrará ciclos y abrirá otros en los que descubrirá su verdadero poder.

Caballo: deberá vencer obstáculos que lo paralizan y ser decidido a la hora de actuar; llega un tiempo de mayor madurez.

Cabra: el del chancho será uno de los mejores años para iniciar un nuevo ciclo y ordenar sus valores; obtendrá el reconocimiento que espera en su profesión.

Mono: su gran desafío será consigo mismo, analizarse con honestidad, hacer planes modestos, sanar relaciones familiares y administrar su energía.

Gallo: tiene una relación de respeto, cordialidad y examen mutuo con el chancho; este año deberá estar receptivo a lo que ocurra en su entorno y resolver conflictos con diplomacia.

Perro: su naturaleza solidaria lo llevará a ayudar material y espiritualmente a sus seres queridos y asumir grandes responsabilidades; ganará en sabiduría zen.

Chancho: le esperan dos etapas, una de planificación y otra de concreción; lidere sin monopolizar; acepte que lo guíen en temas que no conoce y sea amable con quien le brinda asesoramiento.

Rituales para cerrar el año

Para entrar en un año que augure prosperidad, armonía y buenas relaciones los chinos acostumbran:

– Saldar deudas: no arrastrar al año entrante ninguna deuda pendiente, en lo posible.

– Arreglar la casa: a tono con la filosofía del feng shui, es conveniente reparar vidrios y espejos rotos, aparatos que no funcionan, desechar objetos que no se usan o han quedado inservibles.

– Practicar la austeridad. En vez de consumir en exceso, hacer compras, correr alocadamente, la entrada en un nuevo año es un comienzo de cero.”En vez de llenarte, te tenés que vaciar”, recomienda LSD.

– Prepararse emocionalmente: pedir perdón, recomponer aquellas relaciones importantes que han sido dañadas, soltar resentimientos. “No arrastres la carga a tu nuevo año, es una oportunidad para empezar de cero”, resume Ludovica.

Fuente: Eme de Mujer