Remedios caseros para el orzuelo

¿Puedo interpretar que si estás aquí es porque buscas remedios caseros para el orzuelo? Supongo que sí, y puedo asegurarte que has acabado en la web apropiada. Está mal que lo digamos nosotros, pero lo cierto es que contamos con la mejor guía para tratar el orzuelo en casa.



¿Qué es exactamente el orzuelo?

Un orzuelo es una inflamación que se da en la parte exterior o interior del párpado móvil y que tiene su origen en una infección bacteriana. Como se trata de una afección causada por bacterias, los remedios naturales y médicos que se aplican suelen tener contenido antibiótico.

Hay dos tipos de orzuelos, los externos y los internos. Los orzuelos externos suelen localizarse alrededor de las pestañas, mientras que los internos tienen su origen en la inflamación de las glándulas sebáceas de la piel del párpado.

El orzuelo puede llegar a ser muy incómodo, y provocar dolor e irritación. Si se agrava, puede afectar al funcionamiento normal del ojo y condicionar el espectro de visión. Suele durar solamente unos días, pero afecta sobre todo estéticamente y por eso se suele desear eliminarlos.

7 remedios naturales para el orzuelo

Que no te engañen: Los buenos remedios tienen que tener tres características. Tienen que funcionar, tienen que ser baratos y tienen que ser fáciles de hacer. Y los remedios naturales para el orzuelo que nosotros te traemos son así.

Tu propia saliva

La saliva es una secreción que genera nuestro cuerpo formada por agua y una incontable cantidad de enzimas diferentes. Son precisamente estas enzimas las que combaten eficazmente las infecciones bacterianas, porque son las primeras barreras del cuerpo frente a la toxicidad de algunos alimentos que pudieran estar colonizados.

Es importante que apliques tu saliva después de haberla extraído en ayunas. De esta manera, las enzimas se encontrarán en su mayor concentración, porque estarán listas para recibir alimento. Solamente necesitas retirar un poco de tu boca con tus dedos y empapar bien el ojo.

Deja que se seque al aire, y recuerda que durante todo el proceso debes mantener tus manos especialmente limpias, o correrás el riesgo de propagar la infección.

Manzanilla

Es un calmante muy conocido. Para aplicar manzanilla puedes servirte simplemente del líquido de la infusión, o utilizar las bolsas de manzanilla o las flores de la planta después de haberlas infusionado.

Para hacer infusión de manzanilla solamente necesitas poner a hervir un poco de agua y echar las bolsitas de manzanilla o las flores y tallos de la planta cuando veas las primeras burbujas. Después, apaga el fuego y deja que infusione la mezcla.


Si aplicas la manzanilla te servirás de sus propiedades para disminuir la hinchazón, pero tienes que saber que la manzanilla por sí sola no combate la infección. Por eso, puede resultarte útil aplicar este remedio en combinación con otros de los que te ofrecemos.

Contrastes de frío y calor

Sirven para liberar las obstrucciones de los folículos pilosos y las glándulas sebáceas que favorecen la aparición de orzuelos. Si vas alternando el contacto con un algodón empapado de agua templada o caliente con el de uno empapado con agua fría, la zona se dilatará y contraerá facilitando la expulsión de las toxinas.

Recuerda que necesitas cambiar el algodón cada vez que lo coloques sobre tus ojos, o puede ser que contribuyas a la extensión de la infección. Puedes hacer esto dos veces al día hasta que te vayas sintiendo mejor.

Perejil

El perejil es un conocido calmante que también puede servirte para disminuir las molestias si no tienes manzanilla a mano. Para utilizar el perejil es conveniente que lo aproveches como infusión, o que recojas las hojas de perejil tras prepararla y las apliques directamente.

Para preparar infusión de perejil debes seguir los mismos pasos que para preparar cualquier otra infusión: pones agua al fuego y lo apagas en cuanto rompa a hervir. Inmediatamente después echa las hojas de perejil, y deja que infusione unos minutos. Cuando lo apliques sobre el ojo, asegúrate de que no quema, porque se trata de una zona especialmente sensible.

Gel de aloe vera

El gel de aloe vera es un remedio muy eficaz para cualquier afección de la piel por sus capacidades regeneradoras y depurativas. Para preparar gel de aloe vera casero vas a necesitar extraer la pulpa de las hojas de la planta después de pelarlas.



Ahora pon un poco de agua a hervir, y cuando el agua entre en ebullición, baja un poco el fuego y añade la pulpa. Remueve lentamente hasta que la mezcla alcance una consistencia pastosa o, incluso, de gel.

Así tendrás listo el mejor gel natural de aloe vera que te puedes encontrar, sin refinar de forma artificial. Podrás aplicarlo tantas veces como quieras, pero siempre prestando especial atención a no contaminar la mezcla. Es recomendable que utilices un algodón o un bastoncillo desechable.

Rodajas de patata o pepino con cúrcuma

Tanto la patata como el pepino tienen propiedades astringentes y calmantes, y son excelentes aliados en lo que al cuidado facial y ocular se refiere. Si además combinas estos ingredientes con cúrcuma, te aprovecharás de sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Solamente necesitas cortar rodajas finitas de patata y pepino, y añadir una pequeña pizca de cúrcuma en el centro. Aplícalo directamente prestando especial atención a que la cúrcuma no entre en el ojo. Después, lávate bien con agua tibia.

Límpialo bien, ¡y no lo toques más!

Se han dado casos de personas que han tratado de explotar o extirpar los orzuelos como si fueran granos o espinillas. Esta opción es extremadamente peligrosa y puede dejar tus párpados dañados para siempre.




Si resulta que no puedes tolerar la presencia del orzuelo, es mejor que acudas a tu médico para que te recete una pomada antibiótica específica. En cualquier caso, debería desaparecer al cabo de unos días.

Cómo evitar y prevenir el orzuelo

Eso sí, como puedes imaginar, siempre es mejor prevenir que curar. Es por eso que, además de lo anterior, también traemos trucos, consejos y claves para evitar y prevenir el orzuelo. La vista es fundamental, así que tenemos que cuidarla al máximo.

Cuida al máximo tu higiene al manipular tus ojos

  • Cuando te laves la cara, asegúrate de que tus manos están también limpias
  • Si utilizas lentillas con frecuencia, extrema la precaución y la higiene
  • Mantén una dieta equilibrada que refuerce tu sistema inmunológico
  • Hidrátate para asegurarte de que tu cuerpo puede cumplir con todas las funciones
  • Haz ejercicio moderado para prevenir bajadas de defensas de tu sistema inmunológico
  • No compartas maquillaje, almohada o toallas con alguien que tenga en ese momento un orzuelo
  • Evita tocar los ojos de otra persona que pueda tener un orzuelo, incluso si vas a examinarlo
  • Reduce el estrés, que es un importante desencadenante

Para concluir, solo recordarlo por última vez: Los remedios caseros para el orzuelo que te hemos indicado puedes encontrarlos con facilidad. Así que ponlos en marcha cuanto antes, y notarás una pronta mejoría. ¡Te lo aseguro!

Fuente: Remedios Caseros