7 remedios caseros para los sabañones

Si hay algo molesto que puede afectar tanto a los dedos de las manos como a los de los pies eso son los sabañones.




Aunque no reviste gravedad, se trata de una inflamación que se produce bajo la piel y que provoca dolor. Suelen aparecer por la exposición prolongada y al frío o a la humedad.

Los sabañones también pueden afectar a otras zonas, como la nariz y las orejas.

Cuando el frío finaliza, la inflamación suele desaparecer sin tratamiento alguno en unas tres semanas.

No obstante, si no quieres esperarte tanto tiempo, toma nota de estos remedios caseros para los sabañones.

1. Eliminar los sabañones con caléndula

Un remedio natural que permitirá que tus sabañones se vean reducidos a la mínima expresión es a través de la caléndula. Tan solo tendrás que prepararuna infusión.

Ingredientes
2 o 3 cucharadas de caléndula (20 o 30 g)
Un litro de agua
Preparación
Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade las dos o tres cucharadas de caléndula.
Permite que se realice la decocción durante 10 minutos.
Una vez haya pasado este tiempo, tendrás que retirar esta solución del fuego.
Agrega agua en una tina y luego la infusión resultante.
Date pequeños baños en las partes afectadas por los sabañones dos veces al día. Notarás la diferencia.

2. Con nabo

Los sabañones también se pueden reducir con la ayuda de nabo.



Para ello tendrás que cortarlo por la mitad y frotar las zonas afectadas por los sabañones, verás como se comienza a reducir la inflamación y las molestias provocadas por los mismo.

Una de las soluciones más rápidas que podréis encontrar a la hora de combatir esta dolencia y también más económica. Si estáis hartos de sufrir por los sabañones, con algo tan sencillo como frotar esta verdura sobre ellos el dolor se reducirá.

3. Limón

El limón también puede ser otro de los grandes aliados en estos casos.

Para aprovechar sus beneficios, tendrás que exprimir un limón y aplicar su jugo sobre la zona afectada. Repite esta operación durante varias veces al día (con un par de gotas sobre las áreas afectadas será más que suficiente).
Para aumentar la eficacia del jugo de limón es conveniente que masajees la zona. Notarás la diferencia en muy poco tiempo y el alivio será casi inmediato gracias al ácido del limón.

4. Apio

Con apio también podrás rebajar tus sabañones. Toma nota de cómo puedes aprovecharlo.




Ingredientes
1 taza de apio (tallo o raíz) (250 g)
1 litro de agua
Preparación
Por cada litro de agua pondremos 250 g de apio. Llevaremos a ebullición el agua con el apio y dejaremos hervir durante una hora.
Con la solución resultante, tendrás que hacerte baños en las áreas afectadas.
Una vez aplicado el líquido lo dejaremos actuar durante 10 minutos.
Repetiremos el tratamietno tres veces al día. Tras los 10 minutos habrá que secar y proteger del aire la zona afectada.
En unos días tus sabañones serán prácticamente una cosa del pasado y habrán desaparecido.

5. Cebolla, miel y sal

Elaborar un remedio a base de cebolla, miel y sal puede ser otro buen modo de lograr ver reducido el tamaño y el dolor de los sabañones.
Tendremos que hacer una pasta con un poco de cebolla cruda, que previamente habremos machacado con miel y un poco de sal.
Aplicaremos la mezcla directamente sobre los sabañones, dos veces al día y friccionaremos ligeramente sobre la zona en cuestión.

6. Romero

El romero puede ser otra gran solución en tu lucha contra los sabañones




Ingredientes
1 puñado de romero
3 tazas de aceite (600 ml)
Preparación
En un recipiente adecuado, tendrás que mezclar un puñado de romero con tres tazas de aceite de cocina, tapar y dejar reposar durante cinco días, agitándolo a diario.
Una vez hayan transcurrido el tiempo indicado, tendrás que colarlo y colocar esta preparación en un frasco de vidrio.
Añade esta mezcla sobre dos litros de agua caliente y date un baño de unos 15 minutos sobre la zona de los sabañones.

7. Vid roja

Otra solución para los sabañones estaría realizada a base de vid roja.

Ingredientes
1 cucharadita de hojas de vid roja (5 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Pon a calentar el agua y, cuando llegue a ebullición, añade la cucharadita de hojas de vid roja.
Deja que se realice la decocción durante 5 minutos y permite que repose otros diez.
Pasado el tiempo indicado, tendrás que filtrar la infusión y aplicar durante 5 minutos.
Lo mejor será hacerlo cuando el agua esté tibia ya. Darse pequeños baños en la zona afectada tres veces al día será más que suficiente para que ver la mejoría y evitar ese incómodo dolor y picor.

Fuente: Mejor con Salud